2

Hoppy beer, la clave para entender las cervezas artesanas y de pequeña industria en Madrid a través de un tour turístico

Hoppy beer, cerveza artesana

La revista  English Warehouse  que pertenece a la escuela de idiomas English Collective Teachers de Madrid ampliará a partir de octubre de 2014 su actividad hacia rutas turísticas en inglés para conocer la ciudad de otra manera. Una de ellas gira en torno a la cerveza y tuve la ocasión de asistir a ella como “guinea pig” o “conejillo de indias”.

El recorrido lleva a los participantes, debidamente identificados, por el nuevo local de Irreale, en la calle Manuela Malasaña, 20. Allí Raúl espera para explicar en un fluido inglés las características de tres cervezas a catar: una IPA (Indian Pale Ale), una stout y una de esas que no podrás olvidar nunca, una sour ale llamada Gentleman Ale. Esta cerveza es el resultado de una colaboración que hicieron las cervecerías Naparbier de Navarra y Alvinne de Bélgica en la que se usa una levadura específica —llamada Morpheus— con la que el aroma es más cercano a una salsa de soja bien fermentada y el sabor profundo pide a gritos acompañar una carne de caza.

La siguiente parada en La Tape en San Bernardo 88 fue para descargar emociones con un par de lagers (las típicas cervezas que se toman en Madrid, pero sin filtrar ni pasterizar —una de ellas de la fábrica madrileña La Virgen—) y la Brown Ale Marky Ramone.Lagers cerveza artesana

Para acabar, un lugar especial: The Place, en calle Noviciado 16, en el que su propietario, Eduardo, es alma de un lugar en el que apetece estar y saborear una estupenda IPA Domus Aurea de Toledo con música de piano de fondo.

Y en todo el recorrido si hubo una expresión que se repitió hasta la saciedad fue: “Hoppy beer”, una pareja que no pueden olvidar los amantes de la cerveza que quieran impresionar a amigos o conocidos en inglés, y que hace referencia a ese tipo de cervezas en las que destacan los aromas procedentes del lúpulo (hop), especialmente las IPAs y las American Pale Ale, en las que también destaca el amargor que quita de un trago la sed del verano madrileño.

Y si quieres aprender inglés para hablar de cervezas, vino y gastronomía de forma profesional, puedes apuntarte en English for the kitchen, los próximos meses de julio y agosto de 2014 en la plataforma on-line The Foodie Studies.